lunes, 5 de noviembre de 2018

Propuesta para una plusvalía más reducida y justa

El pasado viernes remitimos esta comunicación a los grupos políticos municipales:
Dado que el próximo martes será la tercera reunión de la Comisión de Hacienda en la que se va a tratar el asunto de la plusvalía, y por poner sobre la mesa una propuesta concreta de modificación de la ordenanza fiscal que regula este impuesto, que es la n.º 303. Reguladora del impuesto sobre incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana, nuestro planteamiento sería la modificación del artículo 8.4 que actualmente contempla lo siguiente:
La cuota íntegra de este impuesto será la resultante de aplicar a la base imponible, calculada según las reglas establecidas en el artículo anterior, el tipo impositivo del 20%
Visto lo anterior, lo que el PP  propone es que la regulación en este punto a partir del 1 de enero de 2019 sea la siguiente:
La cuota íntegra de este impuesto será la resultante de aplicar a la base imponible, calculada según las reglas establecidas en el artículo anterior, el tipo impositivo del 10%.
De esta manera se compensaría la pérdida de vigencia de la reducción del 35%, y se avanzaría en la reducción de este impuesto que nosotros venimos planteando desde hace tiempo, en coherencia con lo que este mismo Ayuntamiento ha regulado respecto del IBI, que es el otro impuesto en el que tienen clara incidencia los valores catastrales.
Ni que decir tiene que esta no es una propuesta cerrada, y que naturalmente está abierta a la negociación y el pacto con el resto de grupos para alcanzar un acuerdo.
LA NOTICIA EN LA PRENSA:

Las prioridades del PSOE no son los problemas reales de los vecinos

viernes, 2 de noviembre de 2018

La plusvalía no puede ser un atraco

El impuesto sobre el incremento de los terrenos de naturaleza urbana, popularmente conocido como plusvalía, es el tributo que grava la transmisión de inmuebles con ocasión de compraventas o herencias. En relación con las herencias, se podría decir que es la versión municipal del impuesto de sucesiones.

En Carreño desde el 1 de enero de 2014 están en vigor los nuevos valores catastrales que se han incrementado considerablemente respecto de los anteriormente vigentes. En el caso del impuesto sobre bienes inmuebles (la contribución), se ha estado amortiguando el incremento de los valores catastrales  con una bajada anual de los tipos de gravamen. Sin embargo, en el caso de la plusvalía, y pese a que desde el PP lo propusimos en varias ocasiones, no fue hasta las ordenanza fiscales de 2017 cuando el PSOE aceptó nuestro planteamiento, y se aprobó una bajada, que continuó con las ordenanzas fiscales de 2018.

Una de las medidas aprobadas y aplicadas en este 2018, es una reducción  del 35% en el cálculo de la plusvalía. Lo que ocurre es que dicha reducción dejará de estar en vigor el próximo 1 de enero, porque se trata de una medida que la ley sólo  permite para los cinco primeros años de vigencia de los nuevos valores catastrales, período que termina al concluir este año 2018.

¿Qué implica todo esto?.  Que si la plusvalía no se modifica en el sentido de reducir el gravamen y/o los coeficientes que se aplican, al desaparecer la reducción del 35% e se producirá un incremento de este impuesto  en dicho porcentaje respecto de lo que se paga en 2018.

Ejemplo:

Persona fallecida el 31 de diciembre de 2018 que deja una herencia que suma 60.000 euros de valor catastral. Tomando como referencia 20 años desde la última transmisión de los bienes la cantidad a pagar sería de 3510 euros de acuerdo con esta fórmula:

60.000 x20x2,25%= 27.000 euros, a los cuales hay que aplicar la reducción del 35%, esto es: 27.000- 9450= 17.550, y a esa cantidad se le aplica el tipo de gravamen del 20%, por lo que la cantidad a pagar por plusvalía sería de 3510 euros.

Persona fallecida el 1 de enero de 2019 que deja una herencia que suma 60.000 euros de valor catastral. Tomando como referencia 20 años desde la última transmisión de los bienes la cantidad a pagar sería de 5400 euros de acuerdo con esta fórmula:

60.000 x20x2, 25%= 27.000 euros, a los cuales ya no se les podría aplicar la reducción del 35%, por lo que el tipo de gravamen del 20% se aplicaría respecto de 27.000, por lo que la cantidad a pagar por plusvalía sería de 5400 euros.

Como se pude ver, si la ordenanza de la plusvalía no se modifica ahora como pretende el PSOE, la cantidad a pagar a partir del próximo 1 de enero se incrementará en más de la mitad. Por lo tanto, no cambiar la ordenanza no es congelar como dice el PSOE, sino incrementar lo que pagan los vecinos de manera exponencial.

Desde el PP sostenemos que la plusvalía es, como el impuesto de sucesiones, un atraco a erradicar. Es más, la plusvalía en estos momentos está causando a los contribuyentes incluso más daño que el impuesto de sucesiones, dado que no hay mínimo exento, y por lo tanto lo paga todo el mundo.  En esa línea, nuestro planteamiento será que la plusvalía baje sustancialmente en 2019, por lo que plantearemos al resto de grupos que se tomen medidas para evitar un incremento tan vertiginoso y tan injusto de este impuesto.

Todo lo anterior nada tiene que ver con el hecho de que el Ayuntamiento no esté cobrando el impuesto a la espera de un cambio legal que nada tiene que ver con esto que comentamos nosotros. Una vez se reanude el cobro, se aplicará la regulación municipal vigente en cada momento, y de no haber cambios, la diferencia entre 2018 y 2019 será muy sustancial: un auténtico atraco.

LA NOTICIA EN LA PRENSA: