lunes, 5 de noviembre de 2018

Propuesta para una plusvalía más reducida y justa

El pasado viernes remitimos esta comunicación a los grupos políticos municipales:
Dado que el próximo martes será la tercera reunión de la Comisión de Hacienda en la que se va a tratar el asunto de la plusvalía, y por poner sobre la mesa una propuesta concreta de modificación de la ordenanza fiscal que regula este impuesto, que es la n.º 303. Reguladora del impuesto sobre incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana, nuestro planteamiento sería la modificación del artículo 8.4 que actualmente contempla lo siguiente:
La cuota íntegra de este impuesto será la resultante de aplicar a la base imponible, calculada según las reglas establecidas en el artículo anterior, el tipo impositivo del 20%
Visto lo anterior, lo que el PP  propone es que la regulación en este punto a partir del 1 de enero de 2019 sea la siguiente:
La cuota íntegra de este impuesto será la resultante de aplicar a la base imponible, calculada según las reglas establecidas en el artículo anterior, el tipo impositivo del 10%.
De esta manera se compensaría la pérdida de vigencia de la reducción del 35%, y se avanzaría en la reducción de este impuesto que nosotros venimos planteando desde hace tiempo, en coherencia con lo que este mismo Ayuntamiento ha regulado respecto del IBI, que es el otro impuesto en el que tienen clara incidencia los valores catastrales.
Ni que decir tiene que esta no es una propuesta cerrada, y que naturalmente está abierta a la negociación y el pacto con el resto de grupos para alcanzar un acuerdo.
LA NOTICIA EN LA PRENSA:

Las prioridades del PSOE no son los problemas reales de los vecinos

viernes, 2 de noviembre de 2018

La plusvalía no puede ser un atraco

El impuesto sobre el incremento de los terrenos de naturaleza urbana, popularmente conocido como plusvalía, es el tributo que grava la transmisión de inmuebles con ocasión de compraventas o herencias. En relación con las herencias, se podría decir que es la versión municipal del impuesto de sucesiones.

En Carreño desde el 1 de enero de 2014 están en vigor los nuevos valores catastrales que se han incrementado considerablemente respecto de los anteriormente vigentes. En el caso del impuesto sobre bienes inmuebles (la contribución), se ha estado amortiguando el incremento de los valores catastrales  con una bajada anual de los tipos de gravamen. Sin embargo, en el caso de la plusvalía, y pese a que desde el PP lo propusimos en varias ocasiones, no fue hasta las ordenanza fiscales de 2017 cuando el PSOE aceptó nuestro planteamiento, y se aprobó una bajada, que continuó con las ordenanzas fiscales de 2018.

Una de las medidas aprobadas y aplicadas en este 2018, es una reducción  del 35% en el cálculo de la plusvalía. Lo que ocurre es que dicha reducción dejará de estar en vigor el próximo 1 de enero, porque se trata de una medida que la ley sólo  permite para los cinco primeros años de vigencia de los nuevos valores catastrales, período que termina al concluir este año 2018.

¿Qué implica todo esto?.  Que si la plusvalía no se modifica en el sentido de reducir el gravamen y/o los coeficientes que se aplican, al desaparecer la reducción del 35% e se producirá un incremento de este impuesto  en dicho porcentaje respecto de lo que se paga en 2018.

Ejemplo:

Persona fallecida el 31 de diciembre de 2018 que deja una herencia que suma 60.000 euros de valor catastral. Tomando como referencia 20 años desde la última transmisión de los bienes la cantidad a pagar sería de 3510 euros de acuerdo con esta fórmula:

60.000 x20x2,25%= 27.000 euros, a los cuales hay que aplicar la reducción del 35%, esto es: 27.000- 9450= 17.550, y a esa cantidad se le aplica el tipo de gravamen del 20%, por lo que la cantidad a pagar por plusvalía sería de 3510 euros.

Persona fallecida el 1 de enero de 2019 que deja una herencia que suma 60.000 euros de valor catastral. Tomando como referencia 20 años desde la última transmisión de los bienes la cantidad a pagar sería de 5400 euros de acuerdo con esta fórmula:

60.000 x20x2, 25%= 27.000 euros, a los cuales ya no se les podría aplicar la reducción del 35%, por lo que el tipo de gravamen del 20% se aplicaría respecto de 27.000, por lo que la cantidad a pagar por plusvalía sería de 5400 euros.

Como se pude ver, si la ordenanza de la plusvalía no se modifica ahora como pretende el PSOE, la cantidad a pagar a partir del próximo 1 de enero se incrementará en más de la mitad. Por lo tanto, no cambiar la ordenanza no es congelar como dice el PSOE, sino incrementar lo que pagan los vecinos de manera exponencial.

Desde el PP sostenemos que la plusvalía es, como el impuesto de sucesiones, un atraco a erradicar. Es más, la plusvalía en estos momentos está causando a los contribuyentes incluso más daño que el impuesto de sucesiones, dado que no hay mínimo exento, y por lo tanto lo paga todo el mundo.  En esa línea, nuestro planteamiento será que la plusvalía baje sustancialmente en 2019, por lo que plantearemos al resto de grupos que se tomen medidas para evitar un incremento tan vertiginoso y tan injusto de este impuesto.

Todo lo anterior nada tiene que ver con el hecho de que el Ayuntamiento no esté cobrando el impuesto a la espera de un cambio legal que nada tiene que ver con esto que comentamos nosotros. Una vez se reanude el cobro, se aplicará la regulación municipal vigente en cada momento, y de no haber cambios, la diferencia entre 2018 y 2019 será muy sustancial: un auténtico atraco.

LA NOTICIA EN LA PRENSA:

jueves, 25 de octubre de 2018

Pleno de octubre de 2018 del Ayuntamiento de Carreño

Pleno celebrado el 25 de octubre de 2018.

Asistentes: todos los concejales de la corporación a excepción de Marta García, concejal del PP, ausente por razones laborales.

1. Lectura y aprobación del acta de la sesión anterior de fecha 27 de septiembre de 2018. 

RESULTADO DE LA VOTACIÓN: APROBACIÓN POR UNANIMIDAD.

2. Dación de cuenta de resoluciones de la Alcaldía de septiembre 2018. 

3. Dación de cuenta de resoluciones judiciales. Expte: Sentencia 164/2018 del Jdo. Contencioso/Admtvo. nº 1 Gijón. P. Abr. 141/2018. 

4.  Renuncia de la concejala del PP, Marta María García Fernández.

RESULTADO DE LA VOTACIÓN: APROBACIÓN POR UNANIMIDAD.

Nuestra compañera Marta está trabajando desde hace poco en Ibias, concejo en el que reside entre semana, y la lejanía respecto de Carreño le impide compatibilizar sus responsabilidades profesionales con el cargo de concejal que venía desempeñando. Es por ello que ha presentado la renuncia que el Pleno del Ayuntamiento ha aceptado en el día de hoy.

Marta, muchas gracias por tu dedicación tantos años al proyecto del Partido Popular y a los vecinos de Carreño.

5. Modificación de ordenanzas fiscales.

RESULTADO DE LA VOTACIÓN: APROBACIÓN.
SÍ: 9. PSOE(6), PP(3).
NO: 0.
ABSTENCIÓN: 7. SOMOS(4), IU(3).

Con esta modificación que hoy se somete a la aprobación del Pleno, aparte de una serie de cambios en la redacción de determinadas ordenanzas, al objeto de mejorarlas técnicamente, la modificación relevante se refiere al impuesto sobre bienes inmuebles, el IBI. Se trata de una de las principales fuentes de ingresos, que desde el 1 de enero de 2014 se ha visto afectada por la entrada en vigor de los nuevos valores catastrales, , la cual se repercute anualmente a razón de un incremento medio del 10% hasta el año 2023, dicho año incluido. Pues bien, nosotros hemos sostenido la necesidad de paliar dicha subida con el instrumento que el municipio tiene en su mano, que es la ordenanza fiscal reguladora del impuesto. Lo cierto es que nuestras arcas pueden permitírselo porque hay suficiencia de recursos, y los vecinos merecen que su presión fiscal no se vea incrementada.

De este modo, el tipo de gravamen rústico ya está en el mínimo legal del 0,30%.
En cuanto al tipo urbano, está fijado este año en el 0,478% y se plantea que pase al 0,43%, lo que equivale a una reducción del 10%.
En cuanto a los bienes inmuebles de características especiales, como por ejemplo son las grandes empresas, se mantiene en el 1,30%, que es el máximo que permite la ley.

Asimismo se mantiene en vigor la bonificación del 80% de la cuota íntegra del impuesto a favor de los inmuebles urbanos situados en núcleos rurales, en los que se hallen enclavadas construcciones directamente vinculadas a una actividad primaria de carácter agrícola, ganadero o forestal.

Dicho lo anterior respecto del IBI, queremos hacer hincapié en la plusvalía. Hay que recordar que este es uno de los impuestos que, si bien se pagan puntualmente con ocasión de compraventas o herencias, lo cierto es que tiene una alta capacidad de hacer daño y distorsionar la economía de las familias por el impacto que puede tener con recibos que ascienden en muchos casos a miles de euros. Pues bien, este impuesto que tiene que ver con el incremento de los valores catastrales, a diferencia del IBI, no fue modificado en sentido descendente ni en 2014, ni en 2015 ni en 2016 al objeto de amortiguar el catastrazo, lo que ha provocado que los contribuyentes que han tenido que hacer frente a su pago con motivo de hechos imponibles ocurridos en esos tres años, se hayan visto gravemente perjudicados. Hay que señalar que el PP presentó una propuesta de modificación en el Pleno celebrado el 27 de febrero de 2014, rechazada por el PSOE, IU, el PCPE y Compromiso por Carreño.

Las consecuencias de lo expuesto anteriormente se visualizan con este dato: en 2016 el Ayuntamiento de Carreño prevenía recaudar 250.000 euros con la plusvalía, y finalmente lo recaudado ascendió a 742.000, es decir, casi un 200% más.

Explicando el contexto, las primeras medidas en relación con este impuesto, y a propuesta nuevamente del PP, se adoptaron en 2017, y se fue por la misma línea en 2018. Hubo una reducción del tipo de gravamen que actualmente está en el 20%, así como de los coeficientes.

Llamamos la atención respecto de este impuesto en este momento, porque si no se hace algo, la desaparición de la reducción del 35% de la base imponible que finaliza el 31 de diciembre, puede tener una grave incidencia en los contribuyentes a partir del próximo 1 de enero. Así pues,  no modificar la ordenanza equivale a subir el impuesto a partir del próximo año, al no ser aplicable una reducción que hasta ahora lo era. ¿Qué puede hacer el Ayuntamiento para que esto no ocurra?. Pues lo mismo que con el IBI: actuar bajando el tipo de gravamen y/o los coeficientes.

Parece que en la comisión de Hacienda de ayer, los grupos políticos se dieron cuenta de que hay que hacer algo para evitar esta situación. Esperemos que así sea. Esto que tratamos de evitar nada tiene que ver con la modificación de la ley para adaptarla a la jurisprudencia que recuerda que si no hay ganancia en la transmisión de un bien, no se debe pagar plusvalía. Esto es una cosa, y otra distinta la regulación que el municipio hace del impuesto en el ámbito de sus competencias. Es por ello que desde el PP insistiremos en la modificación de la plusvalía para no sangrar el bolsillo de los vecinos.

6. Estudio de detalle para el desarrollo urbanístico de parcela de la calle del Rincón.

RESULTADO DE LA VOTACIÓN: APROBACIÓN.
SÍ: 13. PSOE(6), PP(3), SOMOS(4).
NO: 0.
ABSTENCIÓN: 2 (IU). (El portavoz de IU se ausentó durante la votación)

7. Moción del PP para aclarar las irregularidades denunciadas en la ejecución de las obras del camino “La Tabla La Guelga”.

RESULTADO DE LA VOTACIÓN: APROBACIÓN.
SÍ: 10. PP(3), SOMOS(4), IU(3).
NO: 0.
ABSTENCIÓN: 6. PSOE(6).

 La asociación de vecinos San Juan de Tamón,  ha accedido al expediente administrativo de contratación de las obras del camino público C-861 “La Tabla la Guelga” en la Parroquia de Tamón, Carreño.

Tras el examen del expediente, y al ser público y notorio el estado de deterioro del camino, pese al dinero público invertido, solicitaron un informe pericial (se adjunta), relativo a la ejecución de las obras.

En el informe emitido se advierten las siguientes anomalías:

Estas obras se realizan a solicitud de los vecinos de la zona dado el estado de deterioro de la misma.

Se realiza una memoria valorada con mediciones donde se especifican las obras a realizar de manera que se aseguren las condiciones mínimas de servicio del mismo durante una vida útil que se estima dependiendo de los materiales de 30 años.

Dicha memoria está aportada el 26 de julio de 2017 con un presupuesto de valor estimada de 34.650,38€.

El 9 de febrero de 2018 se firma el Acta de Comprobación del Replanteo de la obra, dando inicio a las mismas.

Posteriormente y tras ver el desarrollo de la obra se presenta un aumento de obra cambiando partes del presupuesto inicial al considerar que empeoran el resultado final de la misma y no se adaptan a lo inicialmente presentado.

En el presupuesto reformado se sustituye la losa de hormigón por pavimento aglomerado asfáltico para evitar el arrastre del material granular.

Según dicho informe se pasa de un coste de valor estimado inicial de 34.650,38€ a un valor estimado final de 60.543,57€.

Según la baja de la empresa contratista se pasa de un coste de valor estimado inicial de 28.115,00€ a un coste de valor estimado final de 49.124,50€.

De esto se desprende que para poder acabar la obra el incremento de coste sería de 21.009,50€ Según los datos propuestos el valor de adjudicación de la obra serían 59.440,64€ más IVA.

Posteriormente y debido a diversos problemas técnicos, naturales y de negativa de titulares no fue posible la obtención de mayor presupuesto y se optó por instalar drenajes que evacuaran las aguas y sellando la capa granular con un firme de aglomerado asfáltico, aumentando el presupuesto por imperativo técnico en un 9,4% (según el informe emitido como certificación final el 5 de junio de 2018).

Las obras se concluyeron el 4 de junio de 2018 y se realizó la certificación final de la misma el 5 de junio de 2018.

En la memoria valorada inicial en el punto 1.2 ESTADO ACTUAL dice que tiene una longitud total de 1.346m en cambio en la mediciones aportadas la longitud es de 1.369m.

Se considera un ancho de plataforma de 3.50m y de calzada de 3.00m. Sin embargo la mayor parte de las plataformas no llegan a 3.10m y el ancho de la calzada no puede considerarse de 3.00m.

Según lo observado no se comprueban drenajes de cunetas.

Dado el fin al que estaban destinadas las obras antes de acometerlas y dado el resultado obtenido, se considera que no han servido de mucho las soluciones adoptadas y ejecutadas.

 El camino se encuentra en condiciones, que si en épocas de pocas lluvias se encuentran en el estado que hemos podido observar, en las estaciones complicadas van a acabar con el trabajo realizado.

Las cunetas no existen prácticamente, los tubos de drenaje o no se han colocado o no se ha hecho correctamente dado que no evacúan el agua sino que lo trasladan por el terreno llevando el material utilizado.

La compactación del terreno es prácticamente nula. La mezcla bituminosa no está compactada, se pueden observar los granos sueltos.

El informe concluye del siguiente modo: Yo, Dña. Amaya Quirós Larriba, Arquitecto Técnico colegiado número 1.799, adscrito en el Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Asturias (COAATASTUR), certifico la incorrecta ejecución de los trabajos realizados para la mejora en el camino público C-861 “La Tabla la Guelga” considerando que se debe de actuar antes de que vaya a peor con las lluvias de la época.

Pues bien, visto lo anterior, es decir, el informe de una profesional que certifica graves incorrecciones en la ejecución de la obra respecto de lo proyectado, con claros sobre costes, es necesaria una explicación de lo realizado, y con esta moción, lo que se pretende es llevar a cabo las actuaciones necesarias para que los vecinos de Carreño encuentren respuestas respecto de la gestión de este asunto, que tiene implicaciones en la administración del dinero público.

Por todo lo expuesto, se eleva al Pleno la siguiente MOCIÓN:

Exigir a la alcaldesa que en el plazo de veinte días naturales desde la celebración de este Pleno, remita a los grupos políticos municipales una explicación por escrito de todas las irregularidades detectadas en el informe referido en la presente moción.

Además, se incorporó una enmienda de Somos para preguntar por la tramitación de la modificación del contrato que llevó al incremento del precio.

8. Declaración institucional contra el cierre de Alcoa.

RESULTADO DE LA VOTACIÓN: APROBACIÓN POR UNANIMIDAD.

9. Ruegos y preguntas formuladas por el Partido Popular.

1. Primero hemos pedido a la alcaldesa que responda por escrito a las preguntas que se niega a responder oralmente en el Pleno. Lleva así varios meses y le hemos recordado que es obligación suya dar respuesta a las preguntas de la oposición.

2. Hemos vuelto a preguntar a la alcaldesa, qué ha hecho para cumplir la moción aprobada a principios de este año, en la que se proponían medidas para facilitar el transporte al hospital de Jove.

Sin respuesta.

3. Hemos planteado si el Gobierno piensa tomar medidas por el retraso de la obra del aparcamiento de Severo Ochoa: 3 meses de plazo para ejecutar las obras que finalmente terminaron en 4 meses y medio.  De acuerdo con el contrato, habría que imponer alguna medida al contratista por dicho retraso. No tratamos de perjudicar a ninguna empresa, sino de que se cumplan los contratos y las condiciones que recogen.

La alcaldesa ha señalado que se analizará el expediente.

martes, 23 de octubre de 2018

Si no se toman medidas, la plusvalía podría incrementarse en 2019 más del 50%

El impuesto sobre el incremento de los terrenos de naturaleza urbana, popularmente conocido como plusvalía, es el tributo que grava la transmisión de inmuebles con ocasión de compraventas o herencias. En relación con las herencias, se podría decir que es la versión municipal del impuesto de sucesiones. Se trata de un tributo que actualmente no se está cobrando a la espera de que se modifique la ley para adaptar su regulación a una reciente sentencia del Tribunal Constitucional, pero lo cierto es que existe y el recibo terminará llegando a los contribuyentes.

Pues bien, en Carreño a partir del 1 de enero de 2014 entraron en vigor los nuevos valores catastrales con un gran incremento que se viene aplicando a razón de una subida media anual del 10% de dichos valores. En el caso del impuesto sobre bienes inmuebles (la contribución), se ha estado amortiguando el incremento de los valores catastrales  con una bajada anual de los tipos de gravamen. Sin embargo, en el caso de la plusvalía, y pese a que desde el PP lo propusimos en varias ocasiones, no fue hasta las ordenanza fiscales de 2017 cuando el PSOE aceptó nuestro planteamiento, y se aprobó una bajada, que continuó con las ordenanzas fiscales de 2018.

Una de las medidas aprobadas y aplicadas en este 2018, es la aplicación de una reducción  del 35% en el cálculo de la plusvalía. Lo que ocurre es que dicha reducción dejará de estar en vigor el próximo 1 de enero, porque se trata de una medida que la ley sólo  permite para los cinco primeros años de vigencia de los nuevos valores catastrales, período que termina al concluir este año 2018.

¿Qué implica todo esto?.  Que si la plusvalía no se modifica en el sentido de reducir el gravamen y los porcentajes que se aplican, al desaparecer la reducción del 35% e incrementarse los valores catastrales en una media del 10%,  en 2019 se producirá un incremento de este impuesto que podría superar el 50% respecto de lo que se paga en 2018.

La razón por la que queremos llamar la atención sobre esta cuestión, es porque por la información de que disponemos, la intención del PSOE es no modificar la ordenanza de la plusvalía, por lo que este incremento al que aludimos, tendría efectos desde el próximo 1 de enero.

Desde el PP sostenemos que la plusvalía es, como el impuesto de sucesiones, un impuesto a erradicar. Es más, la plusvalía en estos momentos está causando a los contribuyentes incluso más daño que el impuesto de sucesiones, dado que no hay mínimo exento, y por lo tanto lo paga todo el mundo.  En esa línea, nuestro planteamiento será que la plusvalía baje sustancialmente en 2019, por lo que plantearemos al resto de grupos que se tomen medidas para evitar un incremento tan vertiginoso y tan injusto de este impuesto.

Este es un ejemplo (cálculo de acuerdo con este simulador http://www.calculoplusvalia.com/#/)

Bien adquirido en 2010 por 90.000 euros y vendido en 2018 por 95.000 euros con un valor catastral de 50.000 euros. En 2018 pagaría 1352 euros de plusvalía, y en 2019 sin la reducción del 35%, pasaría a pagar 2080, es decir, un 53% más.

LA NOTICIA EN LA PRENSA:


jueves, 18 de octubre de 2018

Si no saben gastar, que bajen los impuestos

Esta es la información que pedíamos desde el PP el pasado 13 de agosto:

" En el Pleno celebrado el 8 de mayo de 2017, fue aprobado el último presupuesto municipal vigente. En el capítulo de inversiones fueron aprobados 852.400,90 euros

En el Pleno celebrado el 23 de noviembre de 2017, fueron aprobados 1.703.999,14 euros en concepto de créditos extraordinarios con destino a inversiones.

Pues bien, con esta solicitud de información, se pretende obtener la copia de las resoluciones de adjudicación de los contratos correspondientes a la ejecución de los 852.400, 90 euros en concepto de inversiones del presupuesto de 2017, y de los  créditos extraordinarios por importe de 1.703.999,14 euros.

En el caso de que se trate de licitaciones publicadas en la página web municipal, sería suficiente la indicación del enlace correspondiente. Respecto de las resoluciones no publicadas, no se solicita el envío de la copia en papel, sino su remisión por correo electrónico en la dirección señalada."

Es decir, lo que pedíamos era saber en qué se han gastado 2.556.400,04 euros de dinero aprobado en 2017 con destino a inversiones, y el resumen es el que consta en el Excel que te adjunto, y del que sacamos estas conclusiones:

- En un año se ha gastado el 77% del total, es decir, al día de la fecha hay un 23% pendiente de ejecución, y eso que estamos hablando de obras previstas en presupuestos y remanente aprobados en 2017 y estamos en el último trimestre de 2018.

-Del total gastado hasta ahora, hay 622.116,68 euros, es decir, un 24% del total, que se corresponde con obras de años anteriores, y fundamentalmente de 2016. Esto significa que casi una cuarta parte del dinero aprobado en 2017, que se suponía iba destinado en un 100% a obras a iniciar con posterioridad a dicha aprobación, sin embargo se utilizó para sufragar obras que debieron ser ejecutadas en 2016, y pagadas con el presupuesto de 2016.

- Lo anterior desde nuestro punto de vista, es una mala práctica por parte del Gobierno, y un engaño a la ciudadanía, porque vemos que los presupuestos son papel mojado, y que cuando se aprueban los de 2017, en realidad están sin ejecutar una parte sustancial de las inversiones del año anterior, lo que supone un desaprovechamiento de los recursos realmente existentes.

-En cuanto a los procedimientos, hay un absoluto abuso de los contratos menores y de los negociados sin publicidad. Así por ejemplo, hay obras relacionadas con el abastecimiento de aguas, el saneamiento y los caminos rurales, que podrían contratarse conjuntamente, cada una en su ámbito concreto, con máxima publicidad y concurrencia, y sin embargo desde el Gobierno se decidió en casi todos los casos contratar separadamente cada concreta obra, lo que le otorga mucha más discrecionalidad, tanto en la invitación a determinadas empresas y por supuesto en la elección de los contratistas. Llama mucho la atención porque estamos hablando de cientos de miles de euros adjudicados por los procedimientos que garantizan menos competencia entre las empresas, o lo que es lo mismo, que las licitaciones sean menos atractivas para el Ayuntamiento.

Lo peor es que habiendo dinero de sobra, el que hay lo gestionan fatal. Por todo ello desde el PP planteamos que si no son capaces de gastar, que bajen impuestos y dejen que sean los vecinos los que administren su propio dinero. Seguro que lo hacen mejor.

LA NOTICIA EN LA PRENSA: